lunes, 26 febrero, 2024

Reñida semana final de campaña en Trelew

Con pocos días para extremar la acción proselitista se observa desinterés en la comunidad.

eleccciones en Trelew

La Argentina y su historia política y económica, ha hecho carne en nosotros la incertidumbre, que disimulamos con fantástico talento creyendo que somos capaces de planificar a mediano y largo plazo. Es saludable tal ejercicio, aunque la única certeza es el cambio permanente de variables fuera de nuestra alcance y voluntad. Desde los precios de todo hasta el efecto mariposa de los conflictos internacionales en la diaria, todo nos atraviesa.

Luego de este cuasi fracasado experimento analítico de obvias verdades, creemos tener una certeza de que, en una semana, a esta hora de la mañana estaremos contando nombre y apellido del reemplazo de Adrián Maderna. No se trata de una gran verdad pero, algo es algo y con eso ya nos conformamos. El lunes que viene ensayaremos algunos trazos de análisis político, hablaremos de vencedores, de vencidos y fechas de entrega de mando. Pero a menos de una semana del comicio, la incógnita del triunfador, aparte de ser la obvia, no es la más preocupante.

Es probable que señalar que la mirada política está centrada en las elecciones en Trelew sea cierto, lo que no implica que sea toda la sociedad quien esté expectante del resultado electoral.

Hace una semana exactamente hicimos un ejercicio de análisis de lo que se están jugando candidatos y candidatas, y sus respectivos apadrinadores o impulsores o referentes o como prefieran nombrarlos.

Porcentajes de votantes en las Elecciones de Trelew

En esta oportunidad compartimos una apreciación subjetiva, la que nos anima a llamar la atención sobre un creciente desinterés en la comunidad respecto a la votación del próximo 16 de abril.

El supuesto solo podremos confirmarlo después de las 18 horas del próximo domingo, y será demasiado tarde, cuando se conozca el porcentaje de electores que fue a cumplir con su obligación cívica. La cifra, en este contexto, podría estar por debajo de los valores habituales y eso no se puede desatender en esta elección en particular.

En una elección con 10 postulantes, y sin que aún se observe una polarización entre candidatos, seguimos presumiendo que será bajo el porcentual de votos para obtener el triunfo. Si poca gente asiste y el ganador llega a la intendencia con un bajo caudal de votos, es natural inferir que la gestión comenzará su administración con un preocupante y escaso apoyo de buena parte de la comunidad trelewense.

Muchos de quienes compiten tiene experiencia en elecciones anteriores y recogen está información y quienes no la tienen, recurren a referentes propios que si no observan esta circunstancia cometen un error garrafal de lectura política.

Candidaturas que se separan del pelotón

A menos de una semana del acto electoral podríamos arriesgarnos a decir, que Leila Lloyd, Jones, Gustavo Mac Karthy, Emanuel Coliñir y Gerardo Merino parecen tomar una luz de distancia sobre los demás postulantes.

Leila Lloyd Jones con el poder territorial que el “madernismo” puso en movimiento, su militancia peronista y argumentando que sería la primera mujer intendente de la ciudad. Mac Karthy con el recuerdo de una experiencia positiva como intendente y llegada a sectores no peronistas, Emanuel Coliñir con el respaldo del Partido Justicialista a nivel nacional y algunos dirigentes chubutenses más el atributo de juventud y novedad que lo acompaña, al igual que a Gerardo Merino a quien “Juntos por el Cambio” le ha puesto toda la artillería para dar el gran batacazo de un radical de vuelta en la comuna.

Lamentablente entre los competidores a la intendencia han formulado como principal estrategia de campaña una serie de frases hechas en las que nadie puede estar en contra. Las redes sociales y los encuentros vecinales son lo poco que se ha visto de cada uno.

De vez en cuando se insinúan algunos intentos de llevar al fango la disputa electoral y la sociedad, salvo los sectores interesados, no se hacen eco de esos misiles digitales, por el contrario pareciera que los destinatarios empiezan a existir cuando más se los intenta defenestrar. Particularidades de nuestros tiempos.

Los discursos de campaña no alcanzan a encender el interés por las elecciones por ahora en “piloto”, desinterés que podría repercutir en un gran “faltazo” a votar y por extensión concluir en un raquítico triunfo para quien encabece el gusto de los votantes. Gobernar 4 años en esas condiciones es un desafío que se potencia cuando la ciudad tiene gravísimos problemas de falta de trabajo, pobreza, de demanda social y de inseguridad.

Es necesario insistirles a los candidatos en una mejora sustancial de sus propuestas para lograr la mejor performance electoral, porque si no cualquier gestión surgida de una elección con poca asistencia y bajo porcentaje de votos, desluce el triunfo y debilita la base de sustentación de poder necesario para conducir una ciudad como Trelew en este particular momento de su historia.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días