martes, 25 junio, 2024

A cuarenta y nueve años de la partida de "Pichuco"

Aníbal Troilo murió hace cuarenta y nueve años. Su legado y su relación con el bandoneón, como sinónimo, siguen cautivando a las nuevas generaciones.

Aníbal Troilo nació en 1914 y falleció en mayo de 1975.

Aníbal Troilo, un ícono del tango y la cultura popular, murió a los sesenta años en mayo de 1975. Hincha fanático de River no alcanzó a ver de qué manera “El Millonario” cortaba una sequía de dieciocho temporadas sin dar la vuelta olímpica. No había llegado a los once cuando hizo su primera presentación con el instrumento que sería sinónimo suyo, o de su apodo “Pichuco”. Integró un sexteto famoso de Osvaldo Pugliese. Trabajó con los directores mas reconocidos hasta que a sus veintitrés lanzó su orquesta.

Troilo, su primer bandoneón y el guiño del destino

Porteño hasta la médula, Aníbal Troilo es “Gardel” entre los bandoneonistas o aquellos que se instalan en el corazón de su pueblo podrían ser los “Troilo” si se los mira como cantores. Dueño de una personalidad especial, fervoroso hincha de River Plate, “Pichuco” tal como se lo conoce encontró en el azar y en su pasión, cualquiera sea el orden, su destino.

De humilde familia pudo obtener su primer instrumento, el cual sería sinónimo suyo y viceversa, tras una compra en cuotas que se transformó en una gran ocasión: aquel bandoneón, a sus diez años, costaba ciento cuarenta pesos pagaderos en catorce cuotas que terminaron siendo cuatro. El vendedor -quien no sabía que se estaba cruzando con la historia- dejó de asistir al cobro a partir de la quinta y así el precio del “fueye” se redujo.

Era un chiquilín cuando comenzó a tutearse con sus primeras actuaciones: a los once ya lo había hecho en un bar en el Abasto, signo del futuro que lo esperaba. A los quince había formado su primer quinteto, y tras sus apariciones en las orquestas de Pugliese, D’Arienzo, De Caro y Cobián, entre otros; a sus veintitrés ya estaba al frente del escenario. Corría el año 1937, plena “década infame” en la política nacional y en un mundo a punto de vivir su segunda guerra mundial.

Aníbal Troilo, &Quot;Pichuco&Quot;, Sinónimo De Tango
Monumento. La típica imagen de “Pichuco” y el bandoneón sostenido en su pierna izquierda transformado en escultura en el cementerio de Chacarita.

Contemporáneos, y posteriormente divididos por esa “y” tan nuestra, compartió orquesta con Astor Piazzolla, el niño que salvó su vida al no compartir la gira última de Carlos Gardel cuando éste ya lo tenía “fichado”: pese al correr del tiempo que dividió las aguas entre “lo antiguo y lo moderno”, las carreras de Troilo y de Piazolla supieron de transitar durante mucho tiempo juntas.

De una producción muy extensa se desprenden, entre otras experiencias, sus trabajos con Roberto Grela -guitarrista con quien trabajó en paralelo mientras mantenía su orquesta- y las presencias de diversos cantores, como un joven Roberto Goyeneche con quien grabó en 1961.

Inspirado en su amigo Homero Manzi desarrolló “Responso”, una de sus obras mas reconocidas.

Homenaje a Manzi. “Era mejor queriendo”, respondió “Pichuco” en un acto que se realizó, en 1971, al cumplirse veinte años de la muerte del poeta, autor de letras de tango como “Malena”, “Sur” y “Milonga triste”. Se cumplen cuarenta y nueve años del fallecimiento de Aníbal Troilo, el señor bandoneón.

Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días