SI SUPIERAS. "Tranqui" arrancó el 2022

SI SUPIERAS, la columna de opinión de Canal 12

“Tranqui” arrancó el 2022

En pocos días tuvimos un incendio brutal de campos con peleas incluidas entre Bomberos de un lado y Defensa Civil por el otro, y la horrenda sensación de que si esa relación fuera armónica tal vez el freno a las llamas hubiera sido antes. Ahora con el diario del lunes o la columna del lunes, mejor dicho, es fácil, pero con el fuego a unos metros, el esfuerzo igual fue notable.

“Tranqui” arrancó el 2022.

La  primera semana de enero fue la de la explosión de contagios, los nuevos lugares de vacunación, los miles de testeos, el pase sanitario y los riesgos de colapso, no de los hospitales, pero sí de diferentes servicios públicos.

Bomberos de Rawson contagiados, muchos policías también, la cooperativa de Trelew tiene el 60% del personal positivo de Covid. En el sistema de salud no hay internados, gracias a Dios, porque también los trabajadores de salud fueron alcanzados por esta tercera ola que tiene mucho de tsunami y casi nada de ola. Por eso, menos mal que todavía no hay internados y eso es gracias a la vacuna, que muchos tardaron en completar y otros se niegan a recibir. De ellos aprendemos todo lo que no hay que hacer, predican pero con el mal ejemplo.

Tranqui” arrancó el 2022.

Una jueza a los besos con un asesino, una jueza que no estaba de acuerdo con que le dieran perpetua al tipo que mato a un bebé y a un policía. De visita en prisión compartiendo momentos en soledad, que es una de las formas de la intimidad. Si las apelaciones prosperan, su voto en disidencia es clave para el reclamo del asesino, que podría tener libertad gracias a esa decisión. La realidad chubutense propone argumentos que los creativos de Netflix, todavía no han imaginado.

“Tranqui” arrancó el 2022.

Mientras el turismo llena hoteles y alquileres temporarios, Puerto Madryn podría pasar a llamarse “La contagiosa” no por la risa, sino por ser quien más nuevos casos vienen reportando a diario y por liderar el ranking de ciudades con mayor cantidad de casos activos. Una encrucijada para estas y otras administraciones que se debaten entre controlar y sus perniciosos efectos económicos o liberar con sus perniciosos efectos sanitarios.

“Tranqui” arrancó el 2022.

El Gobernador de Chubut abrió el mercado de pases y le dio libertad de acción a José María Grazzini, quien se fue antes de fin de año sabiendo que Cristián Ayala le estaba tomando las medidas al despacho, una metáfora, ya que el incendio de Casa de Gobierno destruyó las oficinas del exministro.

Ayala fue premiado por su desempeño en la campaña, que no sabemos cuál campaña es, porque si es la electoral basta con mirar el resultado para dudar de la justificación de lo que en principio era un movimiento de piezas. Grazzini iría a la Secretaria General de la Gobernación, pero declinó la inclinación y reorganiza su estrategia política en algún lugar del desarticulado peronismo chubutense.

Grazzini supo ser el efectivo vaso comunicante entre el Poder Ejecutivo de Chubut y los gremios estatales en años de conflicto por deudas salariales, paros varios y otros tantos reclamos. Es lógico imaginar que luego de su paso por la Secretaria de Trabajo, Ayala ahora desde el Ministerio de Gobierno y Justicia, está en condiciones de comandar una negociación que está a la vuelta de la esquina, la habitual discusión con los docentes que comienza entre enero y febrero, antes de las clases.

Hasta ahora siguen siendo soldados y están “soldados”, son Antonena y Puratich, ambos con capacidad técnica para los ministerios que conducen y con una impecable conexión con las jerarquías más altas del gobierno nacional, los que firman los cheques incluidos.

El resto de los ministros “pre elecciones” saben que Arcioni les busca reemplazo y la lista tiene en los primeros lugares a la Ministro de Educación, Florencia Perata y al Ministro de Ambiente, Eduardo Arzani.

El párrafo final, que bien podría ser el inicial, es para Alejandro Sandilo, flamante Secretario General de la Gobernación, compañero de ruta de Arcioni desde sus solitarios tiempos de vicegobernador de Mario Das Neves.

Compañero de ruta no es una analogía en esta columna, se trata de una fotografía de los recorridos de Arcioni en total soledad por las rutas patagónicas, solo con Sandilo compartiendo el viaje.

El tramo final del gobierno de Arcioni, presupone tiempos complejos, con amenazas de paro docente antes de marzo, con una economía debilitada y una opinión pública que en épocas de zonificación minera maltrató severamente al mandatario provincial, quien en su fuero intimo quiere cerrar su mandato con una huella ética memorable de su gestión.

Sandilo tiene la enorme responsabilidad de ajustar dicha estrategia en la que Arcioni sostendrá sus próximos dos años de gobierno, el 2023 con elecciones que definirán su reemplazante y sabemos que la debilidad estratégica de los contendientes prefiere destruir antes que construir cuando de campañas se trata. Pero eso ya lo veremos el año que viene.

Alejandro Sandilo será una suerte de amortiguación para Arcioni, quizás tenga la responsabilidad de materializar acuerdos, gestionar y ser una herramienta política, para desviar los golpes, planificar las respuestas políticas y mantener la mística del equipo y el compromiso diario.

Sin Grazzini y sin Massoni en el gobierno, Arcioni ya no cuenta con esos esgrimistas verbales que se cruzan con los opositores, dicen lo que el gobernador no puede ni debe, y en la sombra acuerdan en nombre del gobernador. Allí parece surgir la figura de aquel Sandilo, antes colocado al costado de las luces, y hoy en medio de los reflectores.

Tranqui arrancó el 2022. Imagínate el 2023

© 2021 . Todos los derechos reservados. Canal 12 WEB