sábado, 24 febrero, 2024

Damián Santos: "Si no abrimos los ojos, en Chubut nos vamos a quedar sin temporada nacional de langostino"

El gerente general del Grupo San Isidro habló de los hechos de violencia que se registraron en el exterior del edificio. Advirtió que estas situaciones de conflictividad perjudican seriamente el futuro próximo de la industria.

Damián Santos, gerente general del Grupo San Isidro, habló tras los incidentes del jueves.

“Nos hemos ido acostumbrando a este tipo de manifestaciones, pero el jueves se excedió un limite”, dijo Damián Santos, general manager del Grupo San Isidro, luego de que el jueves manifestantes ligados al STIA irrumpieran en las puertas del edificio donde funciona el holding pesquero, vandalizaran el frente y agredieran a una empleada administrativa en la parte externa.

El empresario repudió los hechos de patoterismo en los que el sector se ve envuelto recurrentemente, y que en el último tiempo acrecentaron el nivel de violencia. Asimismo, consideró que el accionar intransigente de algunos sectores gremiales profundizan aún más el complejo escenario que se prevé en los próximos meses para la industria pesquera patagónica.

“Había gente que quería salir de la empresa para no quedar encerrada y cuando salían eran agredidas físicamente, es lamentable. A una de las chicas cuando estaba saliendo de su camioneta la rodearon, le abrieron las puertas, le sustrajeron una mochila y le rompieron la llave. Lamentablemente nos acostumbramos a ir a las audiencias en la Secretaría de Trabajo y hay 100 personas insultando, o que te pinten la casa o te quemen un portón“, describió.

Asimismo, Santos aseguró que el episodio acecido en los alrededores de San Isidro -que ya fue denunciado en el Ministerio Público Fiscal- “es lo más grave” que ha visto en sus más de 20 décadas en el sector. “Y eso que yo estuve encerrado en la Municipalidad en el 2005, me han pintado la casa, me han roto el auto y he tenido un patrullero en la puerta de mi domicilio un mes y medio”, agregó.

&Quot;Si No Abrimos Los Ojos, Nos Vamos A Quedar Sin Temporada Nacional De Langostino&Quot;

Queremos recuperar rápidamente el diálogo. Somos el mayor empleador pesquero de Chubut, damos trabajo todo el año, vivimos en Puerto Madryn y nadie nos puede acusar de cosas raras. Hay límites que no se pueden superar. Necesitamos una prudencia mayor en las declaraciones; todos tenemos una responsabilidad en esto. Cuando se entabla una negociación y se rompen las reglas de juego, evidentemente se llega a lugares que no son convenientes para nadie”, expresó el industrial.

En ese marco, desde el sector empresarial apuntan contra el STIA por echar leña al fuego en un contexto de conflictividad, no respetar la conciliación obligatoria, realizar presuntos “paros encubiertos” en los frigoríficos y no ha dar acatamiento a las intimaciones de la Secretaría de Trabajo para retrotraer las medidas y retomar las negociaciones. Sin embargo, el sindicato no recibió sanciones por parte la autoridad laboral provincial.

El diálogo de CAPIP con el STIA ahora está interrumpido. La conciliación obligatoria se dictó por una medida ilegal: con el pescado en las plantas se decretó un paro. Al otro día, con la conciliación dictada, hicieron medidas encubiertas, violaron nuevamente la disposición y quedó constatado por Trabajo. Al día siguiente, fueron agredidos gerentes de las plantas y una escribana también fue maltratada. Hoy no hay vía de diálogo, por esto nosotros entendemos que la temporada provincial está terminada“, indicó.

&Quot;Si No Abrimos Los Ojos, Nos Vamos A Quedar Sin Temporada Nacional De Langostino&Quot;

En consonancia, desde CAPIP y CAFACh insisten para que el Gobierno provincial dé formalmente por terminada la temporada a través de una resolución de la Secretaría de Pesca. Sostienen que se debe dar por concluido desde lo operativo la temporada, “por falta de previsibilidad en la operación de planta y de funcionalidad en la flota y estiba”.

“Cuando pasan los Alpesca, los Poseidón o los Harengus, y después hay años y años en los que los chubutenses tenemos que subsidiar ese desempleo, es producto de estas acciones. No hay negociaciones, hay imposiciones. El año pasado perdimos dos contratos con empresas americanas para hacer producto con valor agregado, porque las 3 visitas que hicieron a la planta encontraron un conflicto en el Parque Pesquero y no quisieron firmar”, reveló el directivo del Grupo San Isidro.

Tenemos una relación muy franca con el gremio, cuando no se puede no se puede, no hay cosas raras. No somos la empresa más simpática, ni para los gobiernos ni para el sindicato. Nunca vamos a hacer algo que sea de espalda a los trabajadores ni firmar locuras. Al ser los dueños los que tomamos decisiones no vamos a firmar algo para patear hacia adelante; estamos pensando en una industria para 50 años y a veces eso también hace que seamos blancos de ataques”, planteó Santos.

La baja demanda y la crítica situación macroeconómica no sólo complican las aspiraciones de una mayor industrialización de los productos pesqueros, sino que ponen en riesgo lo que se ha conseguido hasta ahora. La inflación deprecia los sueldos y en la Patagonia los trabajadores están disconformes y piden aumentos que desde el sector empresario aseguran no poder afrontar. Esto termina en situaciones de conflictividad que perjudican seriamente a la industria, que ya analiza con preocupación el futuro próximo.

“No quiero ser tremendista, pero creo que el 2024 será muy difícil que alguien haga langostino en Chubut. Primero, porque los mercados están complicadísimos y, segundo, porque en otras partes del país se trabaja de una forma más lógica. Esto va más allá de los costos; realmente en los últimos años en Chubut se ha perdido la productividad. Antes se hacía calamar y no se pudo producir más, pasó lo mismo con la merluza y ahora no se puede hacer langostino. Si no abrimos los ojos nos vamos a quedar sin temporada de nación”, concluyó.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días