miércoles, 30 noviembre, 2022
Urgente:

Selección de básquet: Argentina le ganó a Bahamas y quedó cerca del Mundial

Con una gran actuación de Vaulet, la Selección se impuso de visitante y en febrero puede sellar su boleto mundialista.

La Selección Argentina se jugaba más que un partido en su visita a Nassau. La expedición por Bahamas tenía una misión principal e indispensable: ganar. No había otra opción. Si bien el equipo sintió las bajas de sus principales figuras (solo estuvo Marcos Delía del quinteto titular que ganó la Americup hace unos meses en Brasil), el equipo sabía que no podía dejar pasar el tren en el país caribeño, dado que una derrota lo iba a poner con la soga al cuello en su objetivo de clasificar al próximo Mundial de 2023. En efecto y, a pesar de haber estado muy lejos de una brillante actuación, consiguió la meta primordial: se impuso por 80 a 76, en un duelo correspondiente a la 10a fecha de las Eliminatorias Americanas FIBA.

A pesar de que el triunfo terminó en manos nacionales, el panorama había arrancado complicado: José Vildoza debió abandonar la cancha a los 50 segundos por una molestia. Y, desde entonces, a Argentina se le complicó el manejo de la pelota. Ni el Penka Aguirre ni Fernández pudieron manejar los hilos del equipo, situación que se evidenció en los ataques con muchos errores en el manejo. Todas las jugadas terminaban de forma revulsiva y con tiros exteriores. Bajo ese contexto, la Selección ganó el primer chico por apenas un punto y gracias a un buen ingreso de Romano.

El segundo cuarto fue todo de Argentina: volvió Vildoza a la cancha, metió tres triples al hilo (dos de Cuello y uno de Redivo) y empezó a plasmar en el parqué la idea de Pablo Prigioni, quien pregona el extra pase y el juego colectivo. Si bien no fue del todo efectivo el plan de los pick and roll y el juego en la pintura (Vaulet fue la figura del encuentro con 19 puntos), Argentina empezó a defender con firmeza y salió rápido para correr la cancha.

Pero cuando todo parecía tranquilidad, Bahamas se enchufó y metió una ráfaga de cinco puntos para descontar y poner presión hasta el final. De hecho, varias posesiones argentinas con errores en ataque le agrandaron -por un rato- la esperanza. Sin embargo, la Selección volvió a hacerse cargo de la situación, asumió la responsabilidad y absorbió la reacción contraria. Luego, en el último cuarto, el conjunto nacional volvió a tener altibajos (estuvo 19 arriba) y bajó su nivel, pero logró aguantar sobre el cierre y consiguió el séptimo triunfo en el torneo para igualar a República Dominicana y Venezuela.

Con este éxito, Argentina sigue soñando. Un sueño que se definirá en febrero.

3tLogo-banner

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días