viernes, 19 abril, 2024

Presupuesto judicial: la misma historia de siempre

En la última sesión legislativa, los Diputados aprobaron parcialmente el presupuesto del Poder Judicial y desde el Superior Tribunal criticaron a los legisladores.

La Legislatura provincial aprobó parcialmente el presupuesto del Poder Judicial. Esto generará inconvenientes que repercutirán en la calidad del servicio a la comunidad.

La historia se repite cada fin de año, cuando la Legislatura provincial se reúne para resolver sobre las partidas presupuestarias de los tres poderes del Estado. El presupuesto del Poder legislativo se aprueba inmediatamente. Los diputados levantan las dos manos para autorizarlo. El presupuesto del Poder Ejecutivo demanda un tiempo mayor de discusión, pero al final también resulta convalidado.

En cambio, el presupuesto del Poder Judicial se deja para el final y nunca se aprueba totalmente. Eso es lo que ocurrió el jueves pasado, durante la última sesión del año de la Legislatura de Chubut. Los legisladores aprobaron el proyecto general, pero dejaron inconclusa la definición sobre el anexo presentado por el Superior Tribunal de Justicia. El punto es que ese agregado, elaborado minuciosamente por los técnicos del alto cuerpo judicial, ni siquiera fue analizado. Lo patearon para adelante, sin análisis previo, como si el funcionamiento y las necesidades de un poder del Estado, pudiera esperar hasta el año que viene.

Como dijo el Presidente de la Corte provincial, Mario Vivas, el no tratamiento del anexo del presupuesto impactará en las vacantes de la Judicatura, la Defensoría y el Ministerio Público Fiscal. Al mismo tiempo, se verán afectados los equipos interdisciplinarios, del que forman parte psicólogos, trabajadores sociales, ingenieros, informáticos, muchos de los cuales se encuentran en estado de precarización y que optan por irse del Estado, dejando un vacío que repercute en la calidad del trabajo judicial.

El reclamo del Superior Tribunal de Justicia no es caprichoso. Las ciudades crecen y se necesitan más jueces, más fiscales, más defensores y más peritos. Así como es necesario aumentar la planta de personal de las escuelas, los hospitales y la policía, también es imprescindible incorporar profesionales idóneos en el ámbito de la Justicia.

Al Poder Judicial le competen numerosas responsabilidades. Una de ellas es reacondicionar los edificios de los tribunales, algunos de los cuales se encuentran en estado calamitoso. Para eso, se necesitan fondos. Otro desafío es cumplir con la pauta salarial prevista para el año próximo, que el Poder Judicial debe cumplimentar como cualquier otro poder del Estado. Y una misión mayúscula para 2023 será la implementación del sistema de juicio por jurados que también requerirá de dinero para llevarlo adelante. Por ejemplo, los viáticos que cobrarán los jurados populares saldrán de las arcas del Poder Judicial.

Las actitudes de los últimos años demuestran que, en la consideración de la Legislatura provincial, el Poder Judicial es el último orejón del tarro. Como contrapartida, el funcionamiento de la Justicia es una de las cuestiones que más le preocupa a la ciudadanía.

Los ciudadanos de Chubut no están pendientes de los chiporroteos que existan entre dos poderes del Estado. Lo que desea es que la Justicia tenga las herramientas que le permitan hacer bien su trabajo. Cuando eso no ocurre, los que pagan los platos rotos son los vecinos de la comunidad. Eso es lo que deberían recordar los legisladores.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días