domingo, 3 marzo, 2024

Inexactitudes y falsedades sobre pesca "ilegal", el tema del otoño

Las contradicciones y la reacción del sector pesquero al show aéreo y mediático que ofreció el cineasta Enrique Piñeyro. "Buscaron hacer de esto una película y no abordar soluciones para que disminuya el problema".

Un show mediático: Enrique Piñeyro y sus imprecisiones en el informe sobre pesca ilegal en la ZEEA.

El actor y piloto Enrique Piñeyro fue noticia días atrás al sobrevolar con su Boeing 787 el límite del Mar Argentino, acompañado por un centenar de ambientalistas, periodistas y políticos. Piñeyro, quien luego de aquella travesía “por la ciudad flotante” recorrió estudios de radio y televisión dando a conocer su visión de lo ocurrido, denunció públicamente la presunta falta de inacción por parte de la Armada, ante “una cantidad de embarcaciones ilegales dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA)”.

“No hace falta un VAR, hace falta ver”, señaló el cineasta con cierta ironía ante la pregunta del periodista Diego Sehinkman de TN, quien consultó la metodología que se utiliza para determinar qué embarcación se encuentra dentro de la ZEEA y cuál no. “Al patrullero Storni, que salió a convencernos que estaba todo bien, le reporté que había muchos barcos dentro del Mar Argentino”, declaró Piñeyro desconociendo, quizás, que en el país opera actualmente una flota de 69 poteros que emplean la misma técnica de pesca (nocturna) que los asiáticos.

Piñeyro fue advertido previamente por la PNA de que estaba incurriendo en un error de interpretación, y que los buques que creían extranjeros ilegales, eran poteros nacionales. Es que al momento del vuelo, según informaron desde Prefectura, a través del sistema guardacostas se pudieron obtener imágenes satelitales con un radar SAR, un radar con sensor óptico y el de AIS, que permitieron ver con claridad que la flota nacional se encontraba dentro de la ZEE y la flota extranjera en aguas internacionales.

Inexactitudes Y Falsedades Sobre Pesca &Quot;Ilegal&Quot; En La Zeea

Las imágenes y videos tomados a bordo del 787, que por repetidos no dejan de ser impactantes, muestran en parte a cientos de buques extranjeros con sus poteras desplegadas capturando calamar illex, un recurso transzonal, sobre la Milla 201. Cada luz que se observa es un barco y como bien afirma el biólogo Milko Schvartzman, deben sumarse otros cien buques arrastreros que, al no usar luces potentes para atraer el cardumen, no son captados desde el aire y menos de noche.

“El informe de Piñeyro es un poco inoportuno, no suma a la cuestión que debe abordarse con respeto y conocimiento. Creo que buscaron hacer de esto una película y no abordar soluciones para que disminuya el problema. También hay que aclarar que hoy la flota potera argentina está operando en la ZEEA; algunos de los barcos que se observan en el video son argentinos. Sí es verdad que opera una flota internacional en el límite, y muchas veces es real también que ingresan al Mar Argentino, pero no ocurrió en este caso”, planteó por su parte el empresario pesquero Giuliano Vestuti.

“Nos sorprende en forma negativa como la ONG Solidaire promovió una acción montada sobre supuestos hechos que desvirtúan la realidad y ponen de manifiesto la intencionalidad de obtener réditos políticos, económicos y de promoción, creando para ello una noticia falsa ampliamente repetida en importantes medios de comunicación nacional”, apuntan en un comunicado desde FeTraMar, organismo que engloba a los trabajadores del Mar Argentino.

“Ingresos ilegales de buques pesqueros dentro de la referida milla 200 ocurren y pueden ocurrir, pero no en la forma y con la gravedad que describe sin sustento en los hechos, el Sr. Piñeyro. No puede banalizarse de tal forma la denuncia de un hecho grave, la falta de seriedad de la denuncia mediática realizada habla mal de la ONG en cuestión y la desacredita ante los trabajadores de la pesca, que somos quienes más conocemos lo que ocurre en alta mar y que, Sr. Piñeyro, no es como Ud. lo intenta describir”, reflejan en el comunicado dirigiéndose directamente al cineasta.

Como Schvartzman ya lo ha indicado muchas veces, esta flota, que tiene casos de barcos con denuncias de pesca ilegal, de abusos contra los derechos humanos, que regularmente ha bajado tripulantes muertos en el puerto de Montevideo, que no tiene controles de ningún tipo en ninguno de los buques, para poder operar y ser rentable cuenta con subsidios de sus países y la necesaria complicidad de Uruguay que le facilita todos los medios para comercializar el producto de esta pesca

Zeea

Schvartzman, que es responsable del programa de conservación y pesca del Círculo de Políticas Ambientales, analizó el despliegue mediático que giró en torno a una problemática que estudia y denuncia hace más de 20 años, el impacto de los ecosistemas marinos que provoca la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) y, las amenazas que representa para la conservación de la biodiversidad de los océanos.

“Si un barco está dentro de la Milla 199 o si está en la 201 el impacto en el ecosistema es el mismo, porque captura el mismo calamar, la misma merluza, tiburones, a veces capturan elefantes marinos. El daño para el Mar Argentino es exactamente el mismo si están adentro o afuera, lo que cambia es el aspecto jurídico. Nuestro país sufre no sólo el efecto de la destrucción ambiental, sino también uno económico y social, dado que estas flotas compiten en los mismos mercados internacionales que los argentinos”, explicó esta semana el especialista en pesca ilegal en diálogo con FM Del Viento.

Inexactitudes Y Falsedades Sobre Pesca &Quot;Ilegal&Quot; En La Zeea

“La flota potera argentina tiene que pagar impuestos, tener a los tripulantes registrados, se somete a inspecciones al llegar a puerto, no recibe subsidios de ningún tipo y exporta casi la totalidad de lo que captura. La flota extranjera que está en el borde, que llegan a ser 600 en el pico de temporada, está subsidiada por sus estados de bandera. En el caso de China tiene a sus tripulaciones esclavizadas, no pagan impuestos, no cumplen reglamentaciones ambientales, llegan a pescar dos meses antes que se abra la temporada y exportan a la mitad de precio, lo cual perjudica la economía de los países de la región”, agregó.

Muchos son quienes aseguran que si se quiere plantear un debate serio hay que incluir indiscutiblemente el aspecto geopolítico. Entre los varios especialistas que abordan esta problemática existen distintas miradas respecto de las acciones que se deben tomar, pero hay un punto en el que están todos de acuerdo: no existe voluntad política para revertir, frenar o la menos reducir el impacto de esta flota sobre los recursos naturales de nuestro país. “Argentina ha hecho algunas cosas pero todavía falta mucho más y de manera urgente. Lamentablemente, el problema ha ido aumentando, cada año hay más barcos, explotación y nos acercamos a un momento en el que puede haber un colapso del ecosistema”, lamentó Schvartzman.

“Algunas herramientas que se pueden utilizar ahora y que van a tener un impacto directo son que, en 2022 la Organización Mundial del Comercio tras 20 años de negociaciones aprobó un tratado que prohíbe los subsidios a la pesca INDNR. Este acuerdo necesita ser ratificado por los países; ya hay un proyecto de ley en el Congreso para aprobar y ratificarlo. Cuando entre en vigor hará que se le corte parte de la ayuda económica a la flota, provocando que muchos de estos buques dejen de operar. El segundo acuerdo se firmó recientemente en la ONU: Tratado Global por la Conservación de la Biodiversidad en Altamar. Por primera vez pone ciertos límites a la explotación de la vida marina en aguas internacionales, permite que se realicen estudios de impacto ambiental junto a la creación de áreas protegidas. Son propuestas que permiten un avance”, detalló el entrevistado.

Poder encuadrar la actividad de la flota extranjera en el Atlántico Sur como pesca ilegal aumentaría las posibilidades de resolver el problema, pero para ello se requiere de un trabajo interdisciplinario que hasta ahora solo existe en las gacetillas de Cancillería sin correlato en la vida real. No obstante ello, vale decir que muchas personas trabajan para defender los recursos argentinos de la pesca INDNR. Que el momento de mayor llegada a la población sea de esta manera, nos obliga a preguntarnos, al menos, si esto lo hacen por entusiastas bienintencionados o porque alguien paga para hacer semejante papelón. Es necesario pasar de los discursos de generalidades brillantes a la acción.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días