domingo, 21 julio, 2024

27 años del horror de la AMIA

El reclamo de justicia permanente.

“No hay un solo responsable condenado”, dijo el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, en el marco de un acto que -como el año pasado- se realizó en forma virtual debido a las restricciones que impone la pandemia de coronavirus..

el presidente de la AMIA exhortó al gobierno nacional a “intensificar las medidas y agotar los recursos para lograr que tanto el Líbano como la República Islámica de Irán se avengan a cumplir con los reclamos de la justicia argentina, y que entreguen a los acusados de haber cometido el atentado, que siguen cobijando y protegiendo en dichos países”.

CRITICAS HACIA LA JUSTICIA

“¿Cuánto hace que la Fiscalía especial que conducen los doctores (Sebastián) Basso, (Roberto) Salum, (Santiago) Eyherabide y el recientemente incorporado (Gonzalo) Miranda, no produce siquiera una mínima información nueva y sustanciosa que ayude a esclarecer un poco más qué fue lo que pasó? ¿En qué gastan o invierten sus tiempos y recursos?”, se preguntó.

“La investigación del atentado está a su cargo. Cuatro fiscales y llevamos años sin que generen absolutamente nada de valor. Es una situación inadmisible”, definió.

En la misma línea, agregó que, “en paralelo, el Juzgado Federal N°6, a cargo de la causa, no tiene aún designado un juez o jueza en forma permanente”.

“Esa situación sin resolver no hace más que colaborar para que nada avance. Necesitamos que los mecanismos institucionales se activen con urgencia, y que el Juzgado responsable no continúe vacante”, indicó.

FOTOS DEL PRIMER REPORTERO EN LLEGAR AL LUGAR

EL HECHO

El 18 de julio de 1994, una bomba destruyó el histórico edificio de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina).

A las 9:53 se produjo una explosión en el edificio. En pocos segundos, la AMIA y varios edificios aledaños quedaron reducidos a escombros. En el atentado murieron 85 personas y otras 300 quedaron heridas, 67 de las víctimas se encontraban dentro del edificio y otras 18 en la vereda o en edificios aledaños.

Más de 100 viviendas y comercios cercanos quedaron destruidos, la pérdida de gas en la zona fue de gran magnitud, la onda expansiva arrasó con toda la cuadra de Pasteur al 600/700, lanzando autos, árboles, carteles y personas por los aires; los vidrios de las ventanas de las viviendas y negocios estallaron hasta a seis cuadras a la redonda.


Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días