viernes, 24 mayo, 2024

Javier Milei dejará de viajar en vuelos comerciales

El Tango 01 y sus pilotos viajarán a Estados Unidos para realizar el cheque de la aeronave y dejarlo listo ante un próximo viaje internacional del presidente.

Javier Milei dejará de viajar en vuelos comerciales

El Gobierno nacional confirmó hoy que el presidente Javier Milei dejará de utilizar vuelos comerciales en sus viajes, tal como había hecho desde el comienzo de su gestión. Según informó el vocero presidencial Manuel Adorni, la decisión se tomó tras una sugerencia del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich.

“El Ministerio de Seguridad nos advirtió sobre ciertos riesgos que existen sobre que el presidente siga volando en vuelos comerciales comunes. El presidente no puede viajar más en vuelos comerciales y el Ministerio de Seguridad les ha elevado a todas las partes un informe reservado del por qué de esta sugerencia. Efectivamente el presidente dejará de usar vuelos comerciales para viajar”, afirmó Adorni ante una pregunta de Infobae.

De esa manera, el vocero comunicó que a partir de ahora, el Gobierno tomará mayores recaudos en los viajes que realice Javier Milei, aunque evitó dar detalles cómo viajará a partir de ahora el mandatario.

En qué avión viajará el presidente

El Tango 01 “antes de volar, sí o sí necesita un chequeo de la totalidad de la aeronave para su inspección y eventual reparación. Es algo que se hace en Estados Unidos”, además se puedo conocer que “los dos pilotos que podrían volarlo hoy por hoy, no tienen habilitación para subir al presidente, aunque sí podrían subirlo en un avión militar”. El chequeo del avión y la habilitación de los pilotos se realizan en Estados Unidos, por lo que se supone que rápidamente Casa Militar enviará a la aeronave y a los pilotos a hacer los trámites necesarios para dejarlo listo ante un próximo viaje internacional del presidente.

A Bariloche, sin embargo, Milei viajaría en el Tango 11, que es un Learjet 60SE, de 13 plazas, que compró en el 2019 la Fuerza Aérea y está listo para volar, ya que las exigencias del tramo son menores.

Esta aeronave es la que usaba la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para viajar a El Calafate, aunque el avión tenía uso exclusivo del presidente, quien incluso puede irse de vacaciones en la flota presidencial si lo considera necesario, siempre por razones de seguridad.

Más allá de que no es utilizada por el Presidente, la flota oficial sigue generando un alto costo por el mantenimiento de los aviones y helicópteros que la integran, y de los sueldos de las personas que forman parte de la unidad.

El Estado debería destinar más de USD 10 millones por año para mantener la flota en las condiciones actuales. A eso se suman los sueldos de unos 140 empleados, entre tripulantes, mecánicos, abogados, pilotos, y empleados administrativos. Son más 140 millones de pesos por mes.

El avión más costoso para mantener es el ARG 01, adquirido durante la gestión de Alberto Fernández. Aunque llegó hace menos de un año, en breve debería atravesar una inspección mayor, lo que demandaría una inversión de más de 3 millones de dólares. El Gobierno saliente lanzó una licitación para realizar esos trabajos a horas del cambio de mando y con la mayoría de los funcionarios renunciados.

El avión está parado desde fines de diciembre, cuando fue a Estados Unidos para una inspección técnica. Solo se movió el viernes 2 de febrero para ir y volver a la provincia de Mendoza. Solo de combustible, ese viaje insume unos 20 mil dólares. En el vuelo habría viajado María Belén Agudiez, la subsecretaria de Planificación General. “No era vuelo necesario por cuestiones mecánicas, tampoco para cumplir con horas de vuelo de los pilotos”, confirmó una fuente aeronáutica.

Para comprar el ARG 01, el Gobierno tuvo que invertir USD 21.730.000 y entregar el viejo Tango 01, que estaba valuado en unos USD 3 millones. El año pasado, el avión fue usado varias veces por el ex presidente, Alberto Fernández, y por el ex ministro de Economía, Sergio Massa. En cambio, la ex vicepresidenta, Cristina Kirchner, nunca se subió y utilizó para sus traslados dos aeronaves de YPF: un Learjet 60, matrícula LV-BTA, y un Embraer Praetor 550, registrado con la matrícula LV-KGJ.

El Gobierno actual anunció que esos dos aviones se venderán, aunque el proceso lleva mucho tiempo. Con tiempo, se podría recaudar entre 15 y 19 millones de dólares.

En plena campaña, Milei había respaldado la compra de un nuevo avión presidencial por “cuestiones de seguridad”.

El último viaje del Tango 01 fue en el 2015 y su reparación se volvió inviable, tanto por el costo como por las dificultades para acceder a los repuestos.

“No hay plata, pero hay que cuidar al presidente”

Anoche, la ministra Patricia Bullrich había dado un adelanto sobre el tema al advertir que, pese a las restricciones presupuestarias en medio del ajuste económico generalizado, había que “cuidar” al presidente y que no debía seguir viajando en vuelos comerciales.

“No hay plata, pero hay que cuidar al presidente. Es un tema que no lo hemos discutido todavía, pero no me parece que no sea un tema a poner sobre la mesa. Hay que considerar que la Argentina está en una etapa de austeridad, pero también tenemos que cuidar al Presidente”, aseguró la funcionaria nacional.


Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días