martes, 28 mayo, 2024

Marina Champagna y sus supuestos secuestradores analizan llevar ante la Justicia a quienes denunciaron falsamente

Marina Champagna contó su verdad; desde la justicia federal se liberó a los acusados por su supuesto secuestro; la justicia ordinaria conoce el caso por las múltiples denuncias y contradenuncias entre ella y sus progenitores; ahora, analizan accionar contra quienes realizaron esta denuncia falsa.

Marina Champagna era buscada intensamente y se la creía víctima de la trata de personas.

Ya dimos con Marina Champagna y conocimos su verdad. La justicia federal la entrevistó y escuchó su versión de los hechos. Las dos personas que fueron detenidas en los diferentes allanamientos que se ordenaron para dar con ella fueron inmediatamente puestas en libertad. Ahora, esperan su sobreseimiento y, según pudo conocer Canal 12 Web, van a denunciar a quienes promovieron esta falsa denuncia que los privó de su libertad durante varios días. La joven de 24 años también se sumaría a la denuncia.

El oficio judicial (2160/2023) del Juzgado Federal de Primera Instancia N°2 de Rawson, a cargo del juez federal Guillermo Gustavo Lleral ordenó a la División Prevención y Lucha contra la Trata de Personas de la Policía del Chubut que “de manera inmediata deje sin efecto el protocolo de búsqueda de Marina Champagna”. Esto fue luego que se pusieran en comunicación con ella y supieran que bajo su voluntad viajó a España, lugar donde reside desde hace unos meses.

Años de denuncias y contradenuncias

Recuerdo que la primera vez que me contacté con Marina sus progenitores llegaron con una carpeta llena de denuncias y contradenuncias. Informaron y mostraron que el padre estaba absuelto en una de las múltiples acusaciones que ella había realizado. Inmediatamente, como medio nos comunicamos con el Ministerio Público Fiscal de Puerto Madryn y nos informaron que la joven mujer no quería ser encontrada por ellos, que no los quería ver.

Esto fue antes de la pandemia. Hace poco más de un año atrás, en febrero de 2022, volvieron a insistir con querer ver a su hija, dar con ella y saber de su paradero. La causa era compleja. Las denuncias y contradenuncias iban en una escala de violencia que parecía salida de un guión típico de terror, con un final abierto y muchos interrogantes.

Los padres aseguraban que Marina había sido cooptada por una organización sectaria. Y aún lo sostienen. Las denuncias se trasladaron de la justicia ordinaria al fuero federal. Ahí, la madre de Marina denunció que su hija era víctima de una supuesta organización dedicada a la trata de personas. El delito que se les imputó a los dos detenidos (ahora liberados tras el testimonio de la propia joven) está claro en el Artículo 145 Bis conforme a la Ley 26.842 (Trata de Personas):

Será reprimido con prisión de cuatro (4) a ocho (8) años, el que ofreciere, captare, trasladare, recibiere o acogiere personas con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional, como desde o hacia otros países, aunque mediare el consentimiento de la víctima”.

Art 145 Bis, Ley 26.842

¿Y las denuncias en la justicia ordinaria?

Marina relató en su entrevista con Canal 12 Web que realizó “unas 14 denuncias entre la Comisaría de la Mujer y el Ministerio Público Fiscal”. Como es nuestro estilo, no solo recabamos información sobre esta denuncia en el fuero federal, sino que fuimos por más información.

Volvamos a las denuncias que realizó la joven en la justicia ordinaria. Según fuentes extraoficiales que conocen estos cinco años de denuncias cruzadas, se consideró que la joven padece una enfermedad psiquiátrica y que estuvo internada en Salud Mental del Hospital, lugar al que fue derivada tras un altercado con su padre, a quien le clavó un destornillador. El Cuerpo Médico Forense consideró en ese caso que no podía enfrentar a un tribunal.

Al momento de las denuncias de abuso sexual (las cuales datan desde 2019), desde el Ministerio Público Fiscal se informó que tuvo varias entrevistas con psicología y que se procedió a realizar el protocolo ginecológico, el cual dio negativo para abuso sexual con acceso carnal. Lo que no nos detallaron es si las entrevistas se realizaron en forma posterior a cada denuncia o si solo fue después del episodio violento con su progenitor, el cual resultó herido.

Las mismas fuentes señalaron que consideran que “padece una enfermedad que le provoca delirios paranoides y persecutorios, pero que no se la va a declarar incapaz”. Muchos detalles más no se pueden averiguar y las voces oficiales no se escucharán por tratarse de delitos dependientes de instancia privada.

Marina Champagna analiza volver a denunciar

Esta vez podría ser tanto ante la justicia ordinaria como en el fuero federal, dado que la denuncia falsa realizada por sus progenitores, señalan un delito federal. ¿Y por qué es falsa? Porque ella misma nos dice que no estaba desaparecida sino que por sus propios medios y voluntad se fue a vivir a España, escapando de una historia que parece no tener fin.

Esta vez no estaría sola, la acompañarían las dos personas, los dos hermanos que fueron detenidos por la Policía del Chubut hace más de una semana y que resultaron imputados por el delito de Trata de Personas. “Esto se tienen que terminar: no puede venir cualquier persona, acusar, denunciar y sin prueba alguna detener y encarcelar a dos personas”, nos dicen.

El abogado de estas dos personas que eran ex compañeros de trabajo de Marina es el abogado penalista Carlos del Marmol. Él es quien nos informó que “la falsa denuncia es un delito ordinario, aunque puede tramitarse en el federal por ser una falsa denuncia de un delito federal“.

Este es sin lugar a dudas un caso complejo. Entreverado. No sabemos cuál será su desenlace. De lo que sí estamos seguros es que con el correr de los años dimos a conocer la historia acercando los diferentes relatos de sus protagonistas. La comunidad se alertó ante la desaparición de una joven y el fantasma de la trata de personas lo discipó ella al contar su verdad.


Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días