sábado, 13 abril, 2024

Marina Champagna, la joven que era buscada intensamente, denuncia a sus progenitores y pide Justicia

Marina Champagna está viva; cansada de pedir Justicia y no ser escuchada, se mudó a España; en diálogo exclusivo con Canal 12 acusó a sus familiares de abusar de ella: "lo único que quiero es que se haga justicia y los metan a la cárcel".

Marina Champagna vive en España y migró para escapar de quienes denunciaron su desaparición.

Tiene 24 años y está cansada de pedir Justicia. Decidió irse del país para intentar barajar y dar de nuevo. Vive en Valencia, España, ciudad a la que emigró después de no encontrar oidos que pudieran escuchar sus gritos desesperados. Su foto permaneció durante una semana en la portada de los diarios; el detalle de sus características físicas se escuchó en las radios; el pedido del área Búsqueda de Personas de la Policía recorrió varias ciudades. Marina Champagna está viva y no entiende por qué la justicia federal atiende a los pedidos de sus victimarios, como ella los señala.

En diálogo exclusivo con Canal 12 Web, Marina cuenta su verdad, explicá por qué se fue de Argentina y reitera que quiere ver presos a sus progenitores, a su hermano y a todas las personas involucradas en años de desesperación y sufrimiento: “las personas que pedían mi búsqueda eran las mismas que yo había denunciado”.

“Esto es una locura”

En 2019, la joven comenzó a denunciar a sus padres. “La verdad es que no entiendo por qué quieren seguir acosándome. Yo me mudé a España para tener una vida mejor, una vida tranquila; porque en Argentina yo la estaba pasando muy mal”, cuenta en su relato. “Me seguían, me acosaban”; Marina le pone nombre a cada rostro. ¿Cómo olvidarlo? Si en su memoria hay varios hechos de violencia y el amargo sentir que no hay nadie a quién recurrir: “yo iba a la Policía y denunciaba, con moretones en el cuerpo, y nadie me escuchó”.

Ellos tenían prohibición de acercamiento. En un rumor a gritos, la comunidad sabe lo que pasa con esas medidas y que su cumplimiento es más una utopía que una realidad. Ella sabe lo que quiere. “No quiero saber nada de ellos; allá tenía miedo. La Justicia le hace caso a estos delincuentes. Acusaron a dos personas inocentes, los metieron a la cárcel sin pruebas. Y yo a ellos les hice más de 14 denuncias y no pasó nada, con pruebas de sobra”. Y se pregunta, allá en el viejo mundo: “¿qué tipo de Justicia hay en Argentina?”.

“La Justicia está ausente”

El secuestro es una palabra que en este caso se repite de forma constante. Marina señala y acusa: “ellos hacían eso conmigo”. Pero en el relato no es la única palabra recurrente. La violación, el abuso sexual agravado por el vínculo está presente en su denuncia pública (y también en aquellas que asegura haber radicado contra su padre y su hermano). Sus palabras son duras y describen un verdadero infierno.

Una infancia y una adolescencia que termina con una serie de denuncias y amenazas cruzadas. “Va a ser una lastimadura que me va a quedar toda la vida. La secuestrada era yo, pero por ellos”, y la impotencia se siente en su voz. En su relato, nos cuenta que ellos “sabían que algún día yo iba a hablar y sacar todo a la luz, pero para cuando lo hice nadie escuchó ni se hace nada al respecto. Ellos hacen una denuncia falsa y es un delito, pero ahí sí avanzan con la causa…” Una vez más el cuento de nunca acabar.

Esta Es La Imagen Que Recorrió La Provincia Al Momento De La Búsqueda De Marina Champagna.
Esta Es La Imagen Que Recorrió La Provincia Al Momento De La Búsqueda De Marina Champagna.

Fiscalía, Comisaría de la Mujer, testigos de los maltratos físicos y psicológicos son parte de un recuento de lugares por los que pasó, donde tomaron las denuncias, pero no conseguía que dejaran de acosarla, perseguirla y dañarla. Su conclusión: “La Justicia está ausente”.

“Nadie tomó mi caso en serio”

Ella ya está en Valencia. Se fue hace poco tiempo. Estaba tranquila hasta que llegó la noticia: en Argentina la estaban buscando, decían que estaba desaparecida. Por esa razón, tuvo una entrevista con la justicia federal. Inmediatamente, se ordenó el cese de su búsqueda. Marina se enteró que dos ex compañeros suyos de trabajo fueron detenidos y eso fue parte fundamental para que accediera a hablar con nosotros: “los metieron a la cárcel sin pruebas; no tienen fundamento alguno y eso es lo que más me indigna”.

Las lágrimas son incontenibles al recordar a un amigo de la familia: “ellos le daban plata y él me violaba”. “Cuando cuento estas cosas, nadie hace nada y yo no sé qué más hacer”. El relato es duro y revela una crueldad espeluznante: “no podía caminar de todo lo que me hacían; estaba todo el tiempo en el baño, porque me sentía sucia; además, me manipulaban con la comida”. Y después, cuando tenía 19 años, llegó el abandono.

Marina Champagna: “dejen de joderme la vida”

No es la primera vez que los familiares de Marina se comunican con los medios de comunicación, presentan sus denuncias correspondientes y quieren dar con ella. “Yo no quiero saber nada de ellos; lo único que quiero es que se haga Justicia y que los metan a la cárcel de una vez por todas, porque ellos son los delincuentes”.

En su contacto con la justicia federal, cuenta que le realizaron una serie de preguntas y que le iban a dar una respuesta respecto a la situación de los detenidos. “Me han escuchado, pero no me han dado una respuesta”, dice al ser consultada sobre sus múltiples denuncias. “Quiero que metan preso a todos ellos (los que pidieron su búsqueda), son los que me hicieron daño. Ellos son los delincuentes, los violadores y tienen que ir a la cárcel”. El pedido es claro; su realidad, también: “ellos caminan tranquilamente por la calle. Eso es injusto para la sociedad, pero principalmente para mí”.

Marina ya contó su verdad. Sigue con miedo, pero consideró que el diálogo con Canal 12 Web era necesario para llevar tranquilidad a una comunidad que la buscó y se alertó por su supuesta desaparición o posible secuestro. Pero el miedo perdura; por eso es que advierte: “cualquier cosa que me pase, los responsabilizo a ellos. Yo aviso, porque necesito resguardo. Yo estoy bien y lo que me tiene mal son estas cosas. Sigo esperando Justica“.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días