martes, 23 julio, 2024

Procesaron al penitenciario de la U6 que tenía “negocios” con los presos

También imputaron a su familia como participes del delito; fueron embargados y no cumplirán prisión preventiva por el momento.

Procesaron al penitenciario de la U6 que tenía “negocios” con los presos

La Justicia Federal procesó al agente penitenciario de la Unidad 6 de Rawson que fue detenido meses atrás luego de comprobarse que estaba involucrado en varios delitos graves vinculados a personas detenidas como facilitar la comunicación celular con el exterior y el ingreso y venta de drogas en un “negocio” directo con el jefe narco que está alojado la cárcel capitalina, “Mameluco” Villalba. También están involucrados su pareja, la hija de ella y su novio, considerados participes del delito.

Los hechos fueron enmarcados en los delitos de Abuso de Autoridad, Incumplimiento de los deberes de Funcionario Público, Comercio de Estupefacientes doblemente agravado por su condición de funcionario público y por su lugar de comisión en concurso ideal en condición de autor para el guardiacárcel, mientras que el resto como participes primarios. Fueron embargados y no cumplirán prisión preventiva por el momento.

Si bien, desde el entorno familiar aseguraron no estar al tanto de los “negocios” y sostuvieron que el guardiacárcel mencionaba que estaba actuando como “prestamistas”, desde la Justicia aseguran que “resulta imposible hipotizar que no tuvieran conocimiento del dinero ingresado y transferido y no les llamara la atención los montos y destinatarios”.

Penitenciario Preso

Modus operandi del penitenciario

Del expediente se desprende que “utilizando las facilidades que le brindaba su función como empleado del Servicio Penitenciario Federal y cumpliendo su rol como encargado de turno de U6 de Rawson, habría suministrado diversos objetos a internos alojados que éstos utilizarían para la comisión de hechos delictuales a cambio de un precio en dinero”.

Les habría brindado información respecto de procedimientos de registro o requisa para que pudieran ocultar o deshacerse de dichos elementos evitando, de este modo, ser descubiertos.

En tal sentido, habría recepcionado, vía telefónica -en especial por mensajes de WhatsApp- los pedidos de elementos que le formulaban, especialmente, los internos Miguel Ángel Villalba (alias Memeluco) y Hernán Sebastián Peña, entre ellos: teléfonos celulares, chip, alimentos, bebidas, medicamentos y sustancias estupefacientes; el nombrado, luego habría entregado o habría hecho entregar por parte de agentes penitenciarios (que no han podido ser identificados) estos elementos, por los que recibiría dinero, en contraprestación.

La justicia menciona que, la entrega de estos elementos le habrían facilitado a “Mameluco”, aún detenido en una cárcel de máxima seguridad, seguir controlando las ventas de cocaína y marihuana, las recaudaciones de dinero que le eran informadas a través de fotografías y dar las órdenes necesarias para que, aun en su ausencia, esta organización criminal continuara funcionando.

El imputado habría realizado diversos actos para no ser descubierto como ocultarse bajo el seudónimo de “FIAT”, cambiar continuamente de números y utilizar a terceras personas para las entregas y el cobro del dinero. También habría participado en la comercialización de cocaína y marihuana en Rawson, y para ello, habría solicitado tener una línea directa para la compra de tales sustancias ilícitas a través de sus contactos con los internos. El pago se realizaba a través de Mercado Pago y con las cuentas de su hijastra y el novio de la misma.

“Soy Fiat, manda pedido…Hacen el pedido o no?”, recibiendo como respuesta: “Si mañana hacemos el pedido y el giro…Me lo podes hacer el sábado? Vamos a cambiar el día”, a lo que manifestó que: “Joya mejor el sábado para los manda fruta y de paso te llevo chip nuevo así cambias este dale? Decime si es claro o movistar”

Conversación de whatsapp encontrados en un celular secuestrado.

Además, el texto menciona que “las importantes sumas de dinero transferidas a las cuentas aludidas son claras evidencias de que las transacciones que realizaba con los internos, no era solamente por víveres o enceres comunes de los internos, sino que incluso, estaba relacionado con la probable entrega de drogas a aquéllos”.

En este sentido, todos los involucrados quedaron en libertad, teniendo que fijar domicilio y presentarse al juzgado. Además, se realizó el embargo de bienes al autor principal y a sus familiares involucrados.


Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días