martes, 25 junio, 2024

Qué es el "femicidio transversal", figura penal que tuvo su primera condena en Chubut

Matar con el propósito de "causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación", la definición del femicidio transversal, figura del Código Penal, que obtuvo su primera condena en Chubut.

Este lunes fue condenado Gabriel Orellana por el femicidio transversal de Lía Vázquez.

Este lunes, en los Tribunales de Puerto Madryn, Juan Gabriel Orellana, de 23 años, fue condenado por el “femicidio transversal” de Lía Vázquez, cometido en 2020. La víctima tenía 14 años al momento de su muerte. Se trata de una figura que, por primera vez, es utilizada en un juicio y que finalmente registró su primera condena en la provincia de Chubut.

El hecho ocurrió en horas de la mañana del 13 de noviembre de 2020, cuando la víctima se encontraba sola en su domicilio, acompañada por su hermano de seis años. Al arribar al lugar, Orellana la atacó con un arma blanca y le produjo dieciséis heridas punzocortantes, una de ellas de extrema gravedad y que terminó ocasionándole la muerte.

“Causar sufrimiento”

Con la incorporación de la figura del femicidio u “homicidio agravado por el vínculo” en el Código Penal, modificado por Ley 26.791, se incluyó el denominado “femicidio vinculado” en el Artículo 80, inciso 12. Es decir, aquél “con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación”.

Este inciso tipifica el llamado “femicidio vinculado”. Su inclusión pretendió abarcar la muerte perpetrada por un femicida para castigar o destruir psíquicamente a una mujer sobre la cual ejerce la dominación. Sin embargo, su formulación es también neutra en términos de género, por lo que podría ser aplicado tanto a varones como a mujeres que realicen la conducta descripta con anterioridad.

Transversalidad

Concretamente, el femicidio vinculado tipifica al homicidio como agravado por el propósito de “hacer sufrir” a una tercera persona, ya sea esta varón o mujer, con quien el autor tuvo o tiene una relación matrimonial o de pareja. Para su configuración, basta con la intención de quien lo perpetre, también denominado “agente” o “sujeto activo”. En pocas palabras, para la Justicia es suficiente que la intención del autor sea la muerte de una persona para hacer sufrir a otra; en este caso, de una con quien mantiene o mantuvo un vínculo.

“Este agente debe poseer una dualidad en el tipo subjetivo, ya que no solo tiene que poseer la intención de matar a otro, sino que además la intención de que con esa muerte alguien más sufra siendo esto el principal objetivo del autor. El segundo en cuestión, el damnificado, quien físicamente no recibirá el castigo del agente, pero a quien está dirigida la intención de causar un suplicio por la muerte de una persona muy apreciada por él”, indicó al respecto la jueza penal de Puerto Madryn, Patricia Reyes.

Femicidio “para causar dolor a un tercero”

En el mismo sentido, agregó que “es importante aclarar que es necesario la intención manifiesta por parte del autor de ocasionar un terrible dolor al sujeto pasivo con su accionar”, sumando a ello que “el tercer interviniente es la víctima mortal de la venganza, a todas luces el mayor damnificado ya que no solo es el objetivo del ataque del homicida, sino que además ese ataque es totalmente infundado, la razón del merecimiento de la muerte no es otra cosa que el «cariño» que le tiene el actor pasivo”.

Lía Vázquez, Víctima De Femicidio. Tenía 14 Años Cuando Fue Asesinada.
Lía Vázquez, Víctima De Femicidio. Tenía 14 Años Cuando Fue Asesinada.

Tres sujetos intervinientes

Por último, especificó que en el femicidio vinculado “hay tres sujetos; el primero, el autor del homicidio; el segundo, la víctima directa de la muerte; en este caso, el perpetrador siempre deberá ser un varón y la víctima de la conducta homicida puede ser tanto un varón como una mujer; y en tercer lugar, la víctima indirecta que es quien padece dicha muerte, por tener una vinculación con el autor”.

En el caso de Lía Vázquez, se configura la figura del femicidio transversal dado que el autor asesinó a la víctima de 14 años, constituyéndose dicha acción como un femicidio; y es transversal, ya que el fin último de dar muerte a la adolescente fue causarle un sufrimiento a su pareja.


Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días