domingo, 3 marzo, 2024

Chubut: Desde tareas comunitarias hasta días de cárcel para quienes usen pirotecnia

Están vigentes las sanciones previstas en el artículo 164 del código de convivencia ciudadana del Chubut.

Llegan las fiestas y con ellas comienza la utilización y venta de pirotecnia en distintos puntos de la provincia, si bien está totalmente prohibida en calles, plazas y mercados, al igual que su compra y almacenaje y desde el Ministerio Público Fiscal advierten que tanto comprador y vendedor son partícipes de un delito o infracción.

Para estos casos, hay sanciones previstas en el artículo 164 del código de convivencia ciudadana del Chubut. La norma indica que serán sancionados con hasta seis días de trabajo comunitario y/o multa o arresto de hasta tres días, decomiso y, en su caso, clausura de hasta noventa días, a quienes en todo el territorio de la provincia ejerzan la tenencia, guarda, acopio, depósito, venta o cualquier otra modalidad de comercialización mayorista o minorista, y el uso particular o privado de elementos de pirotecnia y cohetería. Asimismo, se cuenta con legislación municipal al respecto.

Por otro lado, se recuerda que el uso de la pirotecnia genera daño en la salud, el ambiente y las mascotas. Según estimaciones, inclusive la de tipo deflagrante o que solo emite luz, incrementa en un treinta por ciento el riesgo de incendios, sobre todo cuando estos artefactos se utilizan sin precaución y en espacios cerrados, donde hay materiales inflamables.

Los juegos pirotécnicos y fuegos artificiales están hechos con compuestos tóxicos y liberan gases contaminantes como el monóxido de carbono, que daña la atmósfera y que demora entre dos y tres días en disiparse. Además, generan partículas que afectan la calidad del aire local. Los niños con condición del espectro autista tienen una hipersensibilidad a los sonidos en general, perciben los ruidos de manera aumentada. Por ello, los estruendos provocados por los pirotécnicos les generan un alto nivel de ansiedad, estrés, tensión y episodios de crisis.

También afectan a las mascotas ya que provocan nerviosismo, estrés, desorientación y lesiones en animales domésticos y silvestres, generando su huida. Además, los hace pasibles a sufrir daño auditivo, temblores, aturdimiento y miedo.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días