lunes, 26 febrero, 2024

Tras el ataque a fierrazos de un alumno a otro estudiantes, la escuela N° 728 dio su versión

Desde la escuela aseguraron que se realizaron las acciones correspondientes tras la brutal agresión a fierrazos de un estudiante a un compañero dentro del aula.

El agresor será imputado por intento de homicidio.

Los directivos de la Escuela 728 ‘Alfonsina Storni’ de Puerto Madryn emitieron un comunicado refiriéndose al ataque a fierrazos que se conoció en las últimas horas de un alumno a otro compañero. El herido terminó en el hospital con 13 puntos en la cabeza y ahora la causa se encuentra en manos de la justicia, y el agresor sería imputado por “intento de homicidio” en las próximas horas.

Desde la institución educativa contrarestaron la versión de los familiares del joven herido y del resto de los alumnos, quienes aseguraron que no hubo ninguna intervención por parte de las autoridades escolares y mencionaron que “se realizaron todas las acciones que corresponden según la guía jurisdiccional de intervenciones”.

Además, señalaron que “se está trabajando con los estudiantes, las familias y los docentes implicados en el hecho con el acompañamiento del Equipo de Orientación y Apoyo a las Trayectorias escolares y la Supervisión Técnica de Educación Secundaria”.

Escuela N°728
El director de la escuela, Pablo Montesino firma la nota enviada desde Educación.

El ataque, a la Justicia

Si bien el hecho se registro la semana pasada, recién en las últimas horas se conoció la noticia a partir de la denuncia realizada por la madre del estudiante golpeado. Desde la Fiscalia confirmaron que este viernes impurtarán por “intento de homicidio” al adolescente y además informaron que ya tomó intervención la Asesoría de Menores y el Ministerio de Educación del Chubut. En ese sentido, adelantaron que se investigará la responsabilidad de los docentes y directivos a cargo. El viernes se realizará la apertura de investigación.

La agresión

Tal como adelantó ayer Canal 12 Web, la agresión ocurrió mientras una división de quinto año se encontraba cursando en el laboratorio de la institución educativa. “Uno de los chicos pidió permiso para ir al baño, salió y cuando vuelve al aula viene con un fierro en la mano; le empieza a pegar en la cabeza a un compañero que estaba de espaldas. El chico no sabía que el agresor veía por detrás a pegarle“, contó Claudia, la mamá del único adolescente que intercedió en el ataque y apartó al alumno.

Testigos revelaron que en el recreo previo los adolescentes habrían tenido un intercambio de palabras que no concluyó en buenos términos, como así también que las actitudes y hostigamientos del acusado hacia la víctima no serían nuevos.

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días