domingo, 19 mayo, 2024

Abre en Barcelona un museo con obras prohibidas

Reúne 42 piezas surgidas de la colección de un periodista y empresario catalán que lleva cinco años atesorando arte incómodo o controversial.

Museo de arte prohibido

Las obras que generan controversia y que se inaugura en el “Museo de arte prohibido” trascienden el ámbito académico y, por esa razón, capturan la atención de audiencias que quizás no accederían a entornos artísticos convencionales. Al adentrarse en el terreno de la expresión simbólica, estas obras se prestan a diversas interpretaciones, y a menudo prevalece la interpretación literal si no se dispone de un contexto o guía adecuados.

En este sentido, el museo expresa en su manifiesto: En el siglo XXI, las censuras, prohibiciones y políticas de cancelación están en constante evolución. En el contexto actual, la afirmación de Noam Chomsky de que ‘Si no creemos en la libertad de expresión para aquellos que despreciamos, no creemos en ella en absoluto’ cobra una relevancia fundamental.

El texto continúa: “La historia del arte está repleta de ejemplos de censura. Miguel Ángel la experimentó mientras pintaba la Capilla Sixtina, y lo mismo ocurrió con Francisco de Goya, cuyos grabados de la serie ‘Los Caprichos’ se exhiben en el Museo de Arte Prohibido”. Por lo tanto, este museo surge con la firme intención de ser un espacio para la libertad creativa y un laboratorio que aborda los actos de censura en el ámbito artístico, como se detalla en su presentación.

El origen del museo se remonta a 2018 cuando Tatxo Benet comenzó su colección sin prever que culminaría en este proyecto. La chispa se encendió cuando adquirió la obra “Presos políticos en la España contemporánea”, que fue retirada de la feria de arte ARCO en Madrid apenas horas después de su compra. Esta pieza, que actualmente se encuentra en préstamo a otro museo, presenta fotografías pixeladas de líderes independentistas catalanes, lo que generó un amplio debate.

Sin embargo, fue la obra “Silence Rouge et Bleu” (“Silencio Rojo y Azul”) de la artista franco-argelina Zoulikha Bouabdellah la que impulsó a Benet a conformar la colección que ahora se exhibe en este museo. Se trata de una serie de alfombras de oración adornadas con tacones de aguja nacarados que causaron inquietud en la comunidad musulmana francesa en 2015, llevando a la decisión de la artista de no mostrar la obra.

Se Acaba De Inaugurar En La Ciudad De Barcelona Un Museo De Arte Prohibido Que Reúne 42 Piezas Surgidas De La Colección De Un Periodista Y Empresario Catalán Que Lleva Cinco Años Atesorando Arte Incómodo O Controversial.

“Cualquier artista que se vea impedido de mostrar su obra debido a la oposición de otros está, de hecho, sujeto a la censura, y, por lo tanto, siempre será bienvenido en este museo”, afirmó Benet.

La exhibición también incluye un autorretrato de Chuck Close, quien enfrentó acusaciones públicas de acoso sexual, lo que llevó a la National Gallery of Art de Washington a cancelar una exposición prevista para 2018.

El responsable del museo explicó que la diversidad de obras presentes en la colección del Museo del Arte Prohibido provoca una ampliación de los límites de tolerancia del espectador y, al mismo tiempo, reduce el impacto escandaloso de las obras.

Otro artista representado en la colección del museo es el mexicano Fabián Cháirez con su cuadro “La revolución”, una representación queer del líder revolucionario Emiliano Zapata desnudo, con un sombrero rosa y a lomos de un caballo. Esta obra generó una inusual controversia en México cuando se exhibió en el Palacio de Bellas Artes, con protestas de organizaciones campesinas que consideraron que denigraba la imagen del símbolo de la revolución mexicana, incluso la familia de Zapata expresó su desacuerdo.”


Suscribite a nuestro Newsletter

También te puede interesar

Lo más leído en 7 días